¿POR QUE ESTAMOS AQUI?

 

Creo que nadie pidió venir aquí. Dudamos si esto es solo la vida terrenal o el infierno… Un poco de ambos quizás. Lo que es cierto es que estamos todos juntos en esta Biosfera conviviendo con la naturaleza y cada uno de nosotros tiene una función.

¿Qué me toca hacer?

Lastimosamente no venimos con un instructivo que nos especifique cuál va a ser nuestra posición en la sociedad. Nuestros padres ayudan a determinar que va a ser de nosotros, otro tanto lo hacen factores externos y el más importante son las puertas que abrimos o dejamos cerradas durante nuestras vidas.

El destino o la suerte.

Cuando rodamos un dado siempre nos va a caer entre un número del uno al seis, esa es la suerte. Nosotros decidimos si tiramos el dado, como lo vamos a hacer, cuándo y con que fuerza lo tiramos… ese es el destino. La vida es exactamente igual, se nos presentan puertas, muchas puertas. Tu decides cuál abres y cuál no. Si abres una, se te presentan un abanico de oportunidades y problemas, pero dejas atrás otras puertas cerradas, cada una con opciones diferentes. No debemos tener miedo en ser osados, nadie nos enseñó como vivir ni nadie sabe como hacerlo. De la Biblia me gusta mucho la parábola de los talentos: El dueño de la casa castigó al que malgastó los talentos y al que los enterró, hubo un empleado que los invirtió y sacó ganancias… ese fue gratificado.

 

Debemos dar todo lo que podemos dar, siempre teniendo en cuenta no hacerle daño al prójimo. Nuestro límite es nuestra imaginación y la meta es nuetra aspiración.

 

                       ARMANDO (FEB.1997)